Larga vida a la literatura

            

Desde hace unos años han proliferado en internet cientos de miles de blogs (y canales de youtube) sobre distintos temas, también sobre literatura juvenil. Muchos de ellos están escritos por jóvenes estudiantes que, con grandes dosis de entusiasmo, comparten sus lecturas con otros jóvenes.

Algunos blogs son de buena calidad y otros de menos. La poca calidad se debe a que no son blogs de crítica. En este mundo tan relativista la crítica pierde sentido. ¿Quién eres tú para criticar nada? –se pregunta más de uno.
Yo creo en la crítica…, de expertos, claro. De personas que han estudiado y leído, de verdad, literatura. No todos los libros tienen la misma calidad.
            Ya hablé en otra entrada sobre blogsjuveniles. 

            Muchos de estos jóvenes, que están haciendo visible la literatura juvenil hasta cotas nunca antes conocidas, y que acercan  las editoriales al público juvenil, también escriben y se autopublican. Podríamos hablar de un estupendo “semillero de vocaciones de escritores”. Muchos de ellos crecerán y se convertirán en árboles frondosos; otros, desanimados por el camino difícil que les queda por recorrer, se agostarán y dedicarán sus energías a otros quehaceres.

            En estos últimos meses han llegado a mis manos dos libros. El primero se titula “Amor y virtud” de una joven youtuber muy simpática llamada Rolly Haacht. Se trata de la primera novela de un proyecto de trilogía más ambicioso. Ambientada en los Estados Unidos a finales de los años 80, está escrita como una obra coral en la que los personajes intentan vivir y desarrollar una de las cuatro virtudes cardinales, de las que habla el filósofo Platón: prudencia, justicia, fortaleza y templanza. La intención es buena, pero falta perfilar más el crecimiento en las virtudes. El personaje más memorable es Jake, un joven valiente y algo atormentado.   

Un trabajo titánico de 350 páginas, con algunos errores de principiante: le falta mejorar el esquema argumental, añadir unos buenos puntos de giro y progresiones. Así se evitarían repeticiones en las situaciones.
            En estos tiempos en los que en literatura juvenil se añaden muchas escenas, innecesarias, de sexo explícito, se agradece que el contenido sexual de “Amor y virtud” no sea elevado. Creo que los jóvenes tienen una capacidad inmensa de amar, pero muy inmadura. Y tanto revolcón no les ayuda. Rilke lo explicó mejor que yo: “El amor es difícil. El amor es quizás la prueba más difícil que hemos de superar, es el más alto testimonio de nuestra condición: la obra suprema, y todas las demás no son sino preparativos. Es por ello por lo que los seres jóvenes, nuevos para todo, no saben amar: tienen que aprender. Con todas las fuerzas de su ser concentradas en su corazón que late ansioso y solo, aprenden a amar”.
Alguien puede pensar que los escritores debemos enseñar  a los adolescentes sobre temas sexuales. No. Para eso ya están sus padres. Que esperen un poco y no tengan prisa, aunque tengan ganas, y evitarán malas experiencias.

            El segundo libro titulado “Einlighten me” (Ilumíname) se trata de una novela romántica escrita por Chris Torrent. No sé si va dirigida a chicas romanticonas o a sus madres.

Brooklyn es un joven que llega a vivir a los Estados Unidos y a la salida del aeropuerto es atropellado por una joven llamada Olivia. El flechazo es instantáneo y durante todo el relato los protagonistas, y narradores, se van acercando, tanto física como emocionalmente hasta el culmen de la pasión.
Se nota que es una novela de principiante: los personajes resultan planos y el único argumento consiste en el enamoramiento. No existen demasiadas dificultades para la culminación del amor ardiente.
            Podríamos distinguir entre tres tipos de amor humano: gustar, querer y amar. Aquí se da solo el primero, el enamoramiento, la pura atracción física y el deseo sexual.
            Quizá habría que profundizar en la antropología del amor y de los sentimientos.
Animo a la autora a seguir escribiendo y formándose como novelista.

¡Larga vida a la literatura!







Comentarios

Rolly Haacht ha dicho que…
He leído tu otro artículo de blogs juveniles porque me parecía muy interesante, pero he de decir al respecto que sí que hay blogs bastante sinceros y con muy buenas reseñas tanto positivas, como medias, como negativas porque no les ha gustado con sus argumentos y motivos, como DANZA DE LETRAS o La literatura de los dormidos despiertos. Si quieres sinceridad en juvenil también te animo a conocerlas :)
No conocía a la segunda autora, pero voy a buscarla por twitter para conocerla :)
Gracias por la entrada y por tu opinión! :)
Silvia Martinez-Markus ha dicho que…
Gracias por la información.

Entradas populares de este blog

Gran concurso del Día del Libro

Tres libros para sobrellevar el invierno

Tres libros juveniles para esta Navidad