"Los hijos del trueno"

La gerencia Nacional de Enseñanzas Intelectuales decide atajar el problema del fracaso escolar con una ley que obliga a tener en todas las aulas escolares solo 22 alumnos. El resto de estudiantes será recluido en institutos remanentes de enseñanza secundaria. Como se supone, a esos institutos se manda a los peores de cada instituto: los que parecen cortos, los tímidos,  hiperactivos,  fracasados... los raros.

Un buen grupo de ellos caen en el Instituto Remanente 1, o "Capitán Trueno", donde para hundirles más en su fracaso, les obligarán a sustituir las asignaturas comunes por otras alternativas, como danzas kazajas, demolición de obras o papiroflexia.
Pero los alumnos del Capitán Trueno se apuntan al famoso concurso televisivo entre institutos "Cesta y Puntos" donde demostrarán  qué son capaces de hacer un grupo de raros.

Dos aspectos interesantes y positivos he encontrado en este libro. El primero el sentido del humor. Cada situación, personaje y nombre de los personajes rezuma gracia y simpatía. Empezando por el bedel, el gran Básper, un antiguo campeón de pesos pesados.
Y otro punto a su favor es la manera de enfocar, también con una sonrisa, la personalidad rara, curiosa, de los protagonistas. Su debilidad se convierte en fortaleza, en genialidad.

Quizá puede confundir al principio el nombre de los chavales del instituto, que son presentados como en escenas cinematográficas alrededor de un problema matemático.
Y también  a la trama le falta en las primeras páginas un poco de "enganche", de intriga que nos haga desear dejar lo que tenemos entre manos, y correr para leer el libro.

Autores: Lalana, F./J.M. Almárcegui
Título: "Hijos del Trueno"
Editorial: Alfaguara
Año de publicación: 2004
Valoración: Bueno

"-Déjate de refuerzos y devuélvele su libro al chico de las gafas.
-¿Qué porras estás diciendo? ¡Nos han ordenado la expropiación total!
-Pero ¿no te das cuenta de que es un libro de lectura? Los libros de lectura no contienen enseñanza alguna. Por lo tanto, son absolutamente inofensivos.
-¿Tu crees? Yo pienso que todo libro encierra un peligro potencial per se. Por su propia esencia. De facto. Motu proprio.
-¡Qué va, qué va! Fíjate en este: Le truá muscuatiers, o sea Los tres moscamuertas. ¿Qué peligro puede encerrar con semejante título?



Comentarios

Entradas populares de este blog

Gran concurso del Día del Libro

Tres libros para sobrellevar el invierno

Tres libros juveniles para esta Navidad