"Goodbye, Berlín"

Con una madre ingresada por enésima vez en la clínica de desintoxicación y su padre en "viaje de negocios" con su joven secretaria, Maik parece condenado a pasar solo y aburrido las vacaciones de verano. Entonces aparece en su casa Tschick con un viejo coche robado. Tschick se llama Andrei Tschichachov y es un compañero de clase de origen ruso con problemas de integración, y de alcohol. 
Los dos chicos de catorce años no tienen nada en común, excepto ser los marginados de la clase y los únicos no invitados a la fiesta de cumpleaños de la bella y popular Tatiana.

Así que juntos se escapan en el coche  a correr aventuras en un viaje lleno de increíbles peripecias por carreteras secundarias y extraños parajes.

Podríamos encuadrar esta novela juvenil en uno de esos libros de iniciación o aprendizaje, también llamados en alemán "Bildungsroman", en el que unos jóvenes maduran a través de un viaje o alguna peripecia. El viaje de estos dos chicos, descrito en primera persona, resulta muy gracioso y con grandes dosis de humor, pero de fondo destila dolor y tristeza, ya que ambos han sido abandonados por sus familias. 
Ni siquiera el final aporta unas gotas de esperanza alegre, sino más bien unas bocanadas de aire para respirar en una vida falta de cariño.

De nuevo otro libro que se une también a la moda de lo políticamente correcto entre los escritores de literatura juvenil e introduce tendencias homosexuales en uno de los protagonistas. algo que puede confundir a más de uno. Y como no, la escena erótica, acompañada de infinidad de tacos, que en algunos casos dan frescura a los diálogos, pero en otros no.

El texto viene precedido por un prólogo de tal densidad filosófica, que si un adolescente no se lo salta y se lo lee, o cierra y el libro o cae desmayado. Ejemplo:
"El yo, como advierte Levinás, es lo mismo y, en última instancia, la alteridad, el otro aparece como negatividad interna al yo y no es más que una apariencia o, mejor, una ilusión..."
También al final encontramos un epílogo filosófico con preguntas sobre los distintos temas de los que se trata en el libro: Desamor, autoconocimiento, amor propio... Para reflexionar y dialogar en clase.

Autor: W. Herrndorf
Editorial: Siruela
Año de publicación en España: 2014
Título original: (en alemán) Tschick
Valoración: Con reparos


"-¿Y dónde quieres ir?
-Qué más da.
-Si uno sale de viaje, es conveniente saber adónde va.
-Podríamos visitar a mis parientes. Tengo un  abuelo en Valaquia. (...) Mi abuelo es un crac. Lleva dos cigarrillos en la oreja y solo tiene un diente. Estuve allí cuando tenía cinco años más o menos.
-¿Y ahora qué eres en realidad? ¿Ruso, valaco o qué?
-Alemán. Tengo pasaporte.
-¿Pero de dónde procedes?
-De Rostov, Rusia, pero mi familia es de todas partes. Alemanes del Volga. Alemanes étnicos. Y suabos  del Banato, valacos, gitanos judíos...
-¿Qué?
-¿Cómo que qué?
-¿Gitanos judíos?
-Sí, tío. Y suabos y valacos...
-Eso no existe.
-¿Qué es lo que no existe?
-Gitanos judíos. Eres un fantasma. Llevas todo el rato contándome una de indios".

Comentarios

Entradas populares de este blog

Gran concurso del Día del Libro

Tres libros para sobrellevar el invierno

Tres libros juveniles para esta Navidad