"El libro de los portales"


Tabit es un joven pintor de portales al que le encargan como proyecto de fin de estudios realizar un portal en una aislada aldea. En el país de Maradia los portales pintados en las paredes con un mineral llamado bodarita permiten a sus propietarios viajar de un lugar a otro en cuestión de segundos. Pero Tabit no podrá terminar su proyecto porque de manera un tanto extraña el Consejo de Portales anula la autorización. Al mismo tiempo en las minas de extracción de bodarita se descubre un nuevo mineral azul que permite no solo viajar en el espacio, sino también en el tiempo. Y poco después desaparece en la Academia de Portales donde estudia Tabit un profesor que investiga en el nuevo mineral. Y si a eso se añade el robo de uno de los portales más usados del país, tenemos esbozado el inicio de esta nueva novela juvenil de Laura Gallego.

No se puede negar que Laura Gallego escribe cada vez mejor, tanto el uso del vocabulario, la prosa fluida, los personajes, como la trama en la que se entrelazan diferentes historias. El argumento resulta interesante, pero no pasa de ser un libro más de Gallego. De esos que dejan indiferente cuando cierras la última página.

Además la escritora valenciana se une a la moda de lo políticamente correcto y del “buenrollismo” en literatura  juvenil, que consiste en introducir en el texto asuntos de actualidad algo polémicos para parecer moderno. En este caso le ha tocado a la ideología de género, esa que defiende que uno no es hombre o mujer, según la naturaleza con la que ha nacido, sino que puede llegar a ser lo que desea en cada momento, de manera independiente a su biología y naturaleza.

Desde el principio uno de los personajes es una chica travestida obligada desde su nacimiento por su padre a comportarse como un chico para trabajar en una mina. Lo que Gallego ignora son las consecuencias psicológicas que un rechazo paterno así puede tener en una niña y después en una adolescente.  

Si se tratan estos temas ha de ser de manera profunda y delicada teniendo en cuenta su complejidad, y sobre todo sus consecuencias, siempre dolorosas.


Autora: Laura Gallego

Título: “El libro de los portales”

Año de publicación en España: 2013

Editorial: Minotauro

Valoración: Bueno




“El pintor de portales llegó cuando el sol ya se ponía por el horizonte.

Fue Yania quien lo vio primero. Yunek estaba trabajando en el campo con su madre, pero no avanzaban gran cosa, porque el joven envivaba a su hermana una y otra vez a otear el camino desde el porche, para que pudiera avisarlo con  tiempo de la llegada del maese.

Lo cierto es que llevaban esperándolo todo el día. Yunek se había levantado antes del alba, temiendo que se presentara a primera horas de la mañana. Después de todo los pintores de portales viajaban muy deprisa”.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Gran concurso del Día del Libro

Tres libros para sobrellevar el invierno

Tres libros juveniles para esta Navidad